Pediatría

Seguridad en el Agua

Aunque la mayoría de los ahogamientos se producen en piscinas residenciales, los niños pueden ahogarse en simplemente una pulgada de agua (como en baldes, tinas, chapoteaderos, cubos de pañales, retretes, tinas calientes y balnearios). Además, las aguas abiertas como los océanos, los ríos y los lagos son una amenaza de ahogamiento para los niños más mayores.

Considere estos factores relacionados con los ahogamientos de la Campaña Nacional NIÑOS SEGUROS (National SAFE KIDS Campaign):

  • Cuando un niño está sumergido dos minutos debajo del agua, pierde el conocimiento.
  • Se produce un daño cerebral irreversible después de cuatro o seis minutos de estar sumergido debajo del agua.
  • La mayoría de los niños mueren si se encuentran después de haber estado 10 minutos debajo del agua.

Se aconseja a los padres que tomen las siguientes medidas preventivas para proteger a sus hijos de ahogarse:

  • Nunca deje a su hijo sin supervisión cerca del agua fuera o dentro de la casa, o cerca de un espacio lleno de agua, incluyendo una piscina.
  • Aprenda a hacer reanimación cardiopulmonar (su sigla en inglés es CPR) y primeros auxilios para niños y bebés.
  • No confíe en los dispositivos personales para flotar (su sigla en inglés es PDF) o en las lecciones de natación para proteger a su hijo.
  • Instale una reja a prueba de niños alrededor de las piscinas.
  • Asegúrese de tener equipo de salvamento, un teléfono y los números de teléfono de emergencia cerca de la piscina.
  • Insista en que su hijo utilice un dispositivo personal de flotación aprobado por el Servicio de Guardacostas de Estados Unidos.
  • No deje que los niños salten al agua de cabeza en profundidades inferiores a 9 pies.

Haz click aquí para ir a la página de
Recursos en la Red de La Pediatría

Topic Home Page - Topic Index

  • Bookmark
  • Print


Top of page