Pediatría

Roséola

¿Qué es la roséola?

La roséola es una enfermedad vírica cuyo resultado es un exantema vírico. "Exantema" es otro nombre para una erupción de la piel. La roséola es una enfermedad contagiosa que normalmente consiste en una fiebre alta y una erupción que se desarrolla a medida que baja la fiebre.

¿Qué causa la roséola?

La roséola está causada por muchos virus. La causa más común es el virus herpes-6 humano. Se presenta principalmente en los niños menores de 3 años de edad. La roséola es contagiosa, aunque la forma de contagio no se conoce. Ocurre a través del año.

La aspirina y el riesgo de síndrome de Reye en los niños

Nunca le dé aspirinas a un niño sin consultar antes con el médico de su niño. La aspirina, cuando se les da a los niños como tratamiento, se ha asociado con el síndrome de Reye, un trastorno infantil que puede ser grave o incluso mortal. Debido a ello los pediatras y otros profesionales de la salud recomiendan que no se utilice aspirina (ni ningún otro medicamento que contenga aspirina) para tratar las enfermedades víricas de los niños.

¿Cuáles son los síntomas de la roséola?

Puede tomar de cinco a 15 días que el niño desarrolle los síntomas de la roséola después de haber estado expuesto a la enfermedad. Un niño es probablemente más contagioso durante el período de fiebre alta, antes de que se produzca la erupción. A continuación se enumeran los síntomas más comunes de la roséola. Sin embargo, cada niño puede experimentarlos de una forma diferente. Los síntomas pueden incluir:

  • Fiebre alta que empieza de forma abrupta.
  • Fiebre (puede durar de tres a cuatro días).
  • Irritabilidad.
  • Hinchazón alrededor de los ojos.
  • Erupción (a medida que baja la fiebre, empieza a aparecer una erupción rosada, con lesiones elevadas o planas, en el tronco y después se extiende a la cara, brazos y piernas).

La complicación más seria que puede producirse con la roséola son las crisis convulsivas febriles. Esto significa que a medida que sube la temperatura del niño, existe una posibilidad de que el niño tenga una crisis convulsiva directamente relacionada con la fiebre.

Los síntomas de la roséola pueden parecerse a los de otras condiciones o problemas médicos. Consulte siempre al médico del niño para el diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica la roséola?

La roséola se diagnostica normalmente basándose en una historia médica completa y un examen físico de su hijo. La erupción de la roséola que sigue a una fiebre alta es característica, y normalmente permite el diagnóstico sólo con un examen físico. Además, el médico de su hijo puede solicitar exámenes de sangre para ayudar en el diagnóstico.

Tratamiento de la roséola:

El tratamiento específico de la roséola será determinado por el médico de su hijo basándose en lo siguiente:

  • La edad de su hijo, su estado general de salud y su historia médica.
  • Qué tan avanzada está la enfermedad.
  • La tolerancia de su hijo a determinados medicamentos, procedimientos o terapias.
  • Las expectativas para la trayectoria de la enfermedad.
  • Su opinión o preferencia.

El objetivo del tratamiento para la roséola es ayudar a disminuir la intensidad de los síntomas. Puesto que es una infección vírica, no hay cura para la roséola. El tratamiento puede incluir:

  • Aumento en el consumo de líquidos.
  • Acetaminofén para la fiebre (NO Dé ASPIRINA).

Haz click aquí para ir a la página de
Recursos en la Red de La Pediatría

Topic Home Page - Topic Index

  • Bookmark
  • Print


Top of page