Pediatría

Inmunizaciones

Las inmunizaciones (también llamadas vacunas) son una serie de inyecciones administradas a los niños a diferentes edades para ayudar a prevenir enfermedades peligrosas de la infancia. Las enfermedades contra las cuales nos protegen las vacunas tienen complicaciones serias que pueden ser incluso mortales. Asegurarse de que su hijo reciba las inmunizaciones cuando estén programadas es la mejor forma de ayudar a proteger a su hijo.

La importancia de las inmunizaciones:

Muchas enfermedades infantiles pueden prevenirse si se siguen las pautas recomendadas para la vacunación:

  • Vacuna meningocócica - para proteger contra la enfermedad de la meningitis.
  • Hep. B - protege contra la hepatitis B.
  • Vacuna contra la polio - protege contra la poliomielitis.
  • DTaP Tdap - protege contra difteria, tétano (trismo) y pertussis (tos ferina).
  • Vacuna Hib - protege contra Haemophilus influenzae tipo B (que causa la meningitis espinal).
  • MMR - protege contra sarampión, paperas y rubéola (sarampión alemán).
  • Vacuna antineumocócica - protege contra neumonía, infección en la sangre y meningitis.
  • Varicela - protege contra la varicela.
  • RotaTeg® - para prevenir la gastroenteritis por rotavirus en bebés.
  • Hepatitis A - para prevenir la infección viral del hígado.
  • VPH - para proteger a las mujeres del papilomavirus, que está relacionado con el cáncer de cuello uterino.

Los niños reciben la primera vacunación al nacer. Las vacunas están programadas a lo largo de toda la niñez, y muchas de ellas deben aplicarse en los primeros meses de vida. Si usted sigue un programa regular, y garantiza la vacunación oportuna del niño, estará asegurándole la mejor defensa contra enfermedades infantiles peligrosas.

Visite la página de Los Recursos en la Red para conocer las pautas más actuales de los Centros para la Prevención y el Control de las Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention, CDC en inglés) y la Academia Estadounidense de Pediatría (American Academy of Pediatrics).

Reacciones a las inmunizaciones:

Como cualquier medicamento, las vacunas pueden causar reacciones, usualmente en forma de dolor en el brazo o fiebre baja. Aunque las reacciones graves son raras, pueden suceder y el médico de su hijo o la enfermera pueden discutirlas con usted antes de administrar las inyecciones. Sin embargo, los riesgos de contraer las enfermedades contra las cuales las inmunizaciones proporcionan protección son mayores que los riesgos de presentar reacción a la vacuna.

Cómo tratar las reacciones leves de los niños a las vacunas:

Los niños pueden necesitar más cariño y cuidados después de recibir la inmunización debido a que las vacunas que los protegen de contraer enfermedades graves también pueden causarles molestias durante cierto tiempo. Los niños pueden experimentar irritabilidad, fiebre y dolor después de recibir las inmunizaciones.

La aspirina y el riesgo del síndrome de Reye en losniños

No le dé aspirina a un niño que tenga fiebre sin consultar primero con el médico del niño. La aspirina, cuando se les da a los niños como tratamiento de las fiebres víricas, se ha asociado con el síndrome de Reye, un trastorno infantil que puede ser grave o incluso mortal en los niños. Debido a ello, los pediatras y otros profesionales de la salud recomiendan que no se utilice aspirina para tratar la fiebre de los niños

  • Fiebre
    NO LE DÉ ASPIRINA.
    Usted puede darle acetaminofén, un medicamento que ayuda a disminuir el dolor y la fiebre, siguiendo las indicaciones del médico de su niño.
    • Déle a su hijo líquidos en abundancia.
    • Vista al niño con poca ropa. No cubra o envuelva a su hijo apretadamente.
    • Déle a su hijo un baño de esponja con poca agua tibia (¡no fría!).
  • Hinchazón o dolor
    NO LE DÉ ASPIRINA.
    Usted puede darle acetaminofén, un medicamento que ayuda a disminuir el dolor y la fiebre, siguiendo las indicaciones del médico de su niño.

    Se puede aplicar una toallita fresca y limpia sobre el área dolorida según se necesite para mayor comodidad.

Si se producen síntomas más graves, llame inmediatamente al médico de su hijo. Estos síntomas pueden incluir:

  • Un área grande de enrojecimiento e hinchazón alrededor de la zona donde se ha administrado la inyección. La zona cutánea puede estar caliente al tocarla y muy sensible. Puede haber también vetas rojas en la zona inicial de la inyección.
  • Fiebre alta.
  • El niño está pálido o cojea.
  • El niño llora incesantemente por varios minutos.
  • El niño tiene un llanto extraño que no es normal (llanto con tono alto).
  • Temblores, espasmos o sacudidas bruscas del cuerpo.

Haz click aquí para ir a la página de
Recursos en la Red de La Pediatría

Topic Home Page - Topic Index

  • Bookmark
  • Print


Top of page