Pediatría

Hernia Inguinal

¿Qué es una hernia?

Una hernia aparece cuando una sección del intestino sobresale a través de una zona débil en los músculos abdominales. Se ve un bulto blando debajo de la piel donde se ha producido la hernia.

En los niños, la hernia normalmente aparece en uno de dos lugares:

  • Alrededor del ombligo.
  • En la zona de la ingle.

Una hernia que aparece en la zona del ombligo se denomina una hernia umbilical. Una hernia que aparece en la zona de la ingle se denomina una hernia inguinal.

¿Qué causa una hernia?

Una hernia puede desarrollarse en los primeros meses después del nacimiento del bebé debido a una debilidad en los músculos del abdomen. Las hernias umbilicales e inguinales se producen por razones ligeramente diferentes.

¿Qué es una hernia inguinal?

A medida que un feto varón crece y madura durante el embarazo, los testículos se desarrollan en el abdomen y después se desplazan al escroto a través de una zona llamada el canal inguinal. Poco después que el bebé ha nacido, el canal inguinal se cierra, impidiendo que los testículos regresen de nuevo al abdomen. Si esta zona no se cierra completamente, un tramo de intestino puede moverse al interior del canal inguinal a través de la zona debilitada de la pared abdominal inferior, causando una hernia.

Aunque las niñas no tienen testículos, sí tienen canal inguinal, así que pueden desarrollarse también hernias en esta zona.

¿Qué es una hernia umbilical?

Cuando el feto está creciendo y desarrollándose durante el embarazo, hay una pequeña abertura en los músculos abdominales, de forma que el cordón umbilical puede pasar a través de ésta, conectando a la madre con el bebé. Después del nacimiento, la abertura en los músculos abdominales se cierra a medida que el bebé madura. Algunas veces, estos músculos no se cierran ni se juntan completamente, y existe todavía una pequeña abertura. Un tramo de intestino puede meterse por la abertura entre los músculos abdominales y causar una hernia.

¿Quiénes están a riesgo de desarrollar una hernia?

Las hernias se producen más a menudo en los niños que tienen uno o más de los siguientes factores de riesgo:

  • Un padre, madre o hermano que tuvo una hernia cuando era un bebé.
  • Fibrosis quística.
  • Displasia congénita de la cadera.
  • Testículos no descendidos.
  • Anomalías de la uretra.

Las hernias inguinales se producen:

  • En aproximadamente del uno al tres por ciento de todos los niños.
  • Más a menudo en los bebés prematuros.
  • En los niños mucho más frecuentemente que en las niñas.
  • Más a menudo en la zona de la ingle derecha que en la izquierda, pero también puede producirse en ambos lados.

Las hernias umbilicales se producen:

  • Más a menudo en los niños afroamericanos.
  • Más a menudo en los bebés prematuros.

¿Por qué es una preocupación la hernia?

Ocasionalmente, el tramo de intestino que sobresale a través de una hernia puede atorarse, y ya no es reducible. Esto significa que el tramo intestinal no puede volver a colocarse suavemente en la cavidad abdominal. Cuando esto sucede, esta sección de intestino puede perder su suministro de sangre. El intestino necesita un buen suministro de sangre para estar sano y funcionar correctamente.

¿Cuáles son los síntomas de la hernia?

Las hernias normalmente aparecen en los recién nacidos, pero puede que no sean perceptibles durante varias semanas o meses después del nacimiento.

Los esfuerzos y el llanto no producen hernias; sin embargo, el aumento de presión en el abdomen puede hacer que una hernia sea más perceptible.

  • La hernias inguinal se parece a un bulto o hinchazón en la ingle o en el escroto. La hinchazón puede ser más perceptible cuando el bebé llora, y puede disminuir o desaparecer cuando el bebé se tranquiliza. Si su médico presiona ligeramente sobre este bulto cuando el niño está tranquilo y acostado, normalmente se reducirá o se meterá en el abdomen.
  • La hernia umbilical se parecen a un bulto o hinchazón en la zona del ombligo. La hinchazón puede ser más perceptible cuando el bebé llora, y puede disminuir o desaparecer cuando el bebé se tranquiliza. Si su médico presiona ligeramente sobre este bulto cuando el niño está tranquilo y acostado, normalmente se reducirá o se meterá en el abdomen.

Si la hernia no es reducible, entonces el tramo de intestino puede quedar atrapado en la zona debilitada del músculo abdominal. Los síntomas que pueden verse cuando esto sucede incluyen los siguientes:

  • Abdomen hinchado y redondeado.
  • Vómitos.
  • Dolor o nerviosismo.
  • Enrojecimiento o cambio de color.
  • Fiebre.

Los síntomas de una hernia pueden parecerse a los de otras condiciones o problemas médicos. Consulte siempre al médico del niño para el diagnóstico.

¿Cómo se diagnostican las hernias?

Las hernias pueden ser diagnoticadas mediante un examen médico que realice el médico de su hijo. Se examinará a su hijo para determinar si la hernia es reducible (puede meterse en la cavidad abdominal) o no. El médico de su hijo puede solicitar unos rayos X o ecografía del abdomen para examinar el intestino más minuciosamente, especialmente si la hernia ya no es reducible.

Tratamiento de las hernias:

El tratamiento específico será determinado por el médico de su hijo basándose en lo siguiente:

  • La edad de su hijo, su estado general de salud y su historia médica.
  • El tipo de hernia.
  • Si la hernia es reducible (puede meterse en la cavidad abdominal) o no.
  • La tolerancia de su hijo a determinados medicamentos, procedimientos o terapias.
  • Su opinión o preferencia.

La hernia inguinal:
Es necesaria una operación para tratar una hernia inguinal. Se reparará quirúrgicamente poco después de descubrirla, ya que el intestino puede atorarse en el canal inguinal. Cuando esto sucede, puede cortarse el suministro de sangre al intestino, y puede dañarse el intestino. La cirugía de una hernia inguinal normalmente se realiza antes de que se produzca este daño.

Durante la operación de una hernia, su hijo estará bajo anestesia. Se realiza una incisión pequeña en la zona de la hernia. Se vuelve a colocar el tramo de intestino en la cavidad abdominal. Luego se cosen los músculos. Algunas veces, se utiliza una pieza de malla para ayudar a fortalecer la zona donde se han reparado los músculos.

La operación de una hernia normalmente es un procedimiento bastante sencillo. Los niños que tienen una hernia inguinal que ha sido reparada quirúrgicamente pueden volver a casa el mismo día de la operación.

La hernia umbilical:
Antes de la edad de 1 año se cierran muchas hernias umbilicales por sí solas sin necesitar cirugía. Casi todas las hernias umbilicales se habrán cerrado sin cirugía antes de la edad de 5 años.

Colocar una moneda o correa sobre la hernia no la corregirá.

Existen muchas opiniones acerca de cuándo es necesaria la reparación quirúrgica de una hernia umbilical. En general, si la hernia se hace más grande con la edad, si no es reducible, o si todavía está presente después de los 3 años, su médico puede sugerir que se repare la hernia quirúrgicamente. Consulte con el médico de su hijo para determinar qué es lo mejor para el niño.

Durante la operación de una hernia, su hijo estará bajo anestesia. Se realiza una incisión pequeña en la zona del ombligo. Se vuelve a colocar el tramo de intestino en la cavidad abdominal. Luego se cosen los músculos. Algunas veces, se utiliza una pieza de malla para ayudar a fortalecer la zona donde se han reparado los músculos.

La operación de una hernia normalmente es un procedimiento bastante sencillo. Los niños que tienen una hernia umbilical que ha sido reparada quirúrgicamente pueden volver a casa el mismo día de la operación.

¿Cuáles son los resultados a largo plazo para este trastorno?

Una vez que se la hernia está cerrada, espontáneamente o por cirugía, es improbable que vuelva a aparecer. La posibilidad de que la hernia vuelva a aparecer puede aumentar si se dañó el intestino.

Haz click aquí para ir a la página de
Recursos en la Red de La Pediatría

Topic Home Page - Topic Index

  • Bookmark
  • Print


Top of page