Pediatría

Fracturas

¿Qué es una fractura?

Una fractura es una ruptura parcial o total del hueso. Cuando se produce una fractura, ésta se clasifica como abierta o cerrada:

  • Fractura abierta - el hueso atraviesa la piel y es visible, o donde una herida profunda a través de la piel lo deja a la vista.
  • Fractura cerrada - el hueso se rompe, pero la piel permanece intacta.

Las fracturas tienen una variedad de nombres.A continuación hay una lista de los tipos comunes que pueden ocurrir en los niños:

  • Fractura en tallo verde - fractura incompleta. Una parte de los huesos se rompe, provocando el otro lado para doblar.
  • Fractura transversa - la ruptura se produce en línea recta a través del hueso.
  • Fractura espiral - ruptura del hueso en forma de espiral; es frecuente en las lesiones por torsión.
  • Fractura oblicua - ruptura del hueso en forma diagonal.
  • Fractura por compresión - el hueso se aplasta, provocando que éste se vuelva más ancho o más plano.
  • Fractura conminuta - la ruptura es en tres o más partes.

¿Qué causa una fractura?

Las fracturas ocurren cuando se ejerce sobre el hueso una fuerza mayor de la que éste puede absorber. Los huesos son más débiles cuando se tuercen. Las rupturas de los huesos pueden ser producto de caídas, traumatismos, golpes o patadas al cuerpo. El hueso de un niño difiere del hueso de un adulto en una variedad de formas:

  • El hueso de un niño sana mucho más rápido que el hueso de un adulto. Cuanto más joven sea el niño, más rápido se cura.
  • Los huesos son más frágiles en los niños y tienden a curvarse o doblarse más que a romperse completamente.
  • Los niños tienen abiertos los cartílagos de crecimiento, también denominados epífisis, localizados en el extremo de los huesos largos. ésta es una zona donde crece el hueso. Una lesión en el cartílago de crecimiento puede tener como resultado discrepancias de longitud en la extremidad o deformidades angulares.

¿Cuáles son los síntomas de una fractura?

A continuación, se enumeran los síntomas más comunes de una fractura. Sin embargo, cada niño puede experimentarlos de una forma diferente. Los síntomas pueden incluir:

  • Dolor en la zona lesionada.
  • Hinchazón en la zona lesionada.
  • Deformación evidente de la zona lesionada.
  • Dificultad para utilizar o mover la zona lesionada de forma normal.
  • Calor, moretones o enrojecimiento en la zona lesionada.

Los síntomas de un hueso roto puede parecerse a otras condiciones. Consulte siempre con el médico del niño para el diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica una fractura?

El médico hace el diagnóstico con un examen físico y exámenes de diagnóstico. Durante el examen, el médico obtiene una historia médica completa del niño y pregunta cómo se produjo la lesión. Los procedimientos de diagnóstico pueden incluir los siguientes:

  • Rayos X - examen de diagnóstico que utiliza rayos invisibles de energía electromagnética para producir imágenes de los tejidos internos, los huesos y los órganos en una placa. Este examen se utiliza para medir y evaluar la curva.
  • Imágenes por resonancia magnética (su sigla en inglés es MRI) - un procedimiento de diagnóstico que utiliza la combinación de imanes grandes, radiofrecuencias y una computadora para producir imágenes detalladas de los órganos y las estructuras dentro del cuerpo; permite la visualización de los tendones, ligamentos, vasos sanguíneos y nervios de la mano.
  • Tomografía computarizada (También llamada escáner CT o CAT.) - procedimiento de diagnóstico por imagen que utiliza una combinación de rayos X y tecnología computarizada para obtener imágenes de cortes transversales (a menudo llamadas "rebanadas") del cuerpo, tanto horizontales como verticales. Una tomografía computarizada muestra imágenes detalladas de cualquier parte del cuerpo, incluyendo los huesos, los músculos, la grasa y los órganos. La tomografía computarizada muestra más detalles que los rayos X regulares.

Tratamiento de una fractura:

El tratamiento específico de una fractura será determinado por el médico de su hijo basándose en lo siguiente:

  • La edad de su hijo, su estado general de salud y su historia médica.
  • La extensión de la fractura.
  • La gravedad de la fractura.
  • El tipo de fractura.
  • La tolerancia de su hijo a determinados medicamentos, procedimientos o terapias.
  • Las expectativas para la trayectoria de la fractura.
  • Su opinión o preferencia.

El objetivo del tratamiento es controlar el dolor, acelerar el proceso de curación, evitar complicaciones y hacer que la zona fracturada recupere sus funciones normales. Una fractura expuesta (en la que el hueso atraviesa la piel y es visible, o una herida profunda a través de la piel lo deja a la vista) se considera una emergencia. Ante este tipo de fracturas, solicite atención médica de inmediato llamando al 911 o a su servicio de emergencia local. El tratamiento puede incluir lo siguiente:

  • Férula/yeso - inmoviliza la zona lesionada para facilitar la alineación y el proceso de curación del hueso, evitando así que se use o mueva la zona lesionada.
  • Medicamentos (para el control del dolor).
  • Tracción - la aplicación de una fuerza para estirar determinadas partes del cuerpo en una dirección específica. La tracción consiste en poleas, cuerdas, pesas y un armazón metálico unido a la cama o por encima de ella. El propósito de la tracción es estirar los músculos y tendones alrededor del hueso roto para permitir los extremos del hueso se alineen y sanen.
  • Cirugía - se requiere para volver a acomodar determinados tipos de huesos rotos en su lugar. Ocasionalmente, se utiliza la fijación interna (tubos de metal o clavos situados dentro del hueso) o dispositivos de fijación externa (tubos de metal o clavos situados fuera del cuerpo) para mantener los fragmentos de hueso en su lugar para permitir la alineación y curación.

Haz click aquí para ir a la página de
Recursos en la Red de La Pediatría

Topic Home Page - Topic Index

  • Bookmark
  • Print


Top of page