Enfermedades del Hígado, Bilis y Páncreas

Pancreatitis

Cuando la Pancreatitis Aguda Ataca

Las mujeres tienen una y media veces más de posibilidades que los hombres a padecer pancreatitis aguda causada por cálculos biliares. Por otro lado, los hombres son seis veces más propensos que las mujeres a padecer pancreatitis aguda causada por alcoholismo.

¿Qué es la pancreatitis?

La pancreatitis es la inflamación y la autodigestión del páncreas. La autodigestión describe un proceso en el que las enzimas pancreáticas destruyen su propio tejido y causan la inflamación del mismo. La inflamación puede ser súbita (aguda) o progresiva (crónica). La pancreatitis aguda generalmente implica un solo "ataque", después del cual el páncreas regresa a su estado normal. La pancreatitis aguda severa puede comprometer la vida del paciente. En la pancreatitis crónica, se produce un daño permanente del páncreas y de su función, lo que suele conducir a la fibrosis (cicatrización).

¿Cuál es la causa de la pancreatitis?

Entre las causas más comunes de pancreatitis se incluyen las siguientes:

  • Cálculos biliares que bloquean el conducto pancreático.
  • Abuso de alcohol, que ocasiona el bloqueo de los conductillos pancreáticos pequeños.

Otras causas de la pancreatitis pueden incluir las siguientes:

  • Trauma abdominal o cirugía.
  • Insuficiencia renal.
  • Lupus.
  • Infecciones como paperas, hepatitis A o B o salmonella.
  • Fibrosis quística.
  • Presencia de un tumor.
  • Mordida venenosa de un escorpión.

¿Cuáles son los síntomas de la pancreatitis?

A continuación, se enumeran los síntomas más comunes de la pancreatitis. Sin embargo, cada individuo puede experimentarlos de una forma diferente. Los síntomas pueden incluir los siguientes:

  • Dolor abdominal que puede irradiarse hacia la espalda o tórax.
  • Náuseas.
  • Vómitos.
  • Frecuencia del pulso rápida.
  • Fiebre.
  • Inflamación de la parte superior del abdomen.
  • Ascitis - acumulación de fluido en la cavidad abdominal.
  • Disminución de la presión sanguínea.
  • Ictericia - color amarillo de la piel y de los ojos.

El dolor abdominal severo en la parte superior del abdomen es normalmente un síntoma de pancreatitis aguda. Los síntomas de pancreatitis pueden parecerse a los de otras condiciones o problemas médicos. Siempre consulte a su médico para el diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica la pancreatitis?

Además del examen físico y la historia médica completa, los procedimientos de diagnóstico para la pancreatitis pueden incluir los siguientes:

  • Rayos X de abdomen - un examen diagnóstico que utiliza rayos invisibles de energía electromagnética para producir imágenes de los tejidos internos, los huesos y los órganos en una placa.
  • Exámenes de sangre.
  • Ecografía (También llamada sonografía.) - una técnica de diagnóstico de imágenes que usa ondas sonoras de alta frecuencia para crear una imagen de los órganos internos. Las ecografías se usan para visualizar los órganos internos del abdomen como hígado, bazo y riñones, y para evaluar el flujo sanguíneo de varios vasos.
  • Colangiopancreatografía endoscópica retrógrada (su sigla en inglés es ERCP) - un procedimiento que le permite al médico diagnosticar y tratar problemas del hígado, la vesícula biliar, los conductos biliares y el páncreas. El procedimiento combina rayos X y el uso de un endoscopio, un tubo con luz, largo y flexible. El endoscopio se introduce por la boca y la garganta del paciente, y luego a través del esófago, el estómago y el duodeno. El médico puede examinar el interior de estos órganos y detectar cualquier anomalía. Luego se pasa un tubo a través del endoscopio y se inyecta un medio de contraste que permite que los órganos internos aparezcan en una placa de rayos X.
  • Tomografía computarizada (También llamada escáner CT o CAT.) - este procedimiento de diagnóstico por imagen utiliza una combinación de tecnologías de rayos X y computadoras para obtener imágenes transversales (a menudo llamadas "rebanadas") del cuerpo, tanto horizontales como verticales. Una CT muestra imágenes detalladas de cualquier parte del cuerpo, incluidos los huesos, los músculos, la grasa y los órganos. La CT muestra más detalles que los rayos X regulares.
  • Electrocardiograma (su sigla en inglés es ECG o EKG) - un examen que registra la actividad eléctrica del corazón, muestra los ritmos anormales (arritmias o disritmias) y detecta el daño del músculo cardíaco.

Tratamiento para la pancreatitis:

El tratamiento específico para la pancreatitis será determinado por su médico basándose en lo siguiente:

  • Su edad, su estado general de salud y su historia médica.
  • Qué tan avanzada está la enfermedad.
  • Su tolerancia a determinados medicamentos, procedimientos o terapias.
  • Sus expectativas para la trayectoria de la enfermedad.
  • Su opinión o preferencia.

El objetivo general del tratamiento para la pancreatitis es permitir el descanso del páncreas para que pueda recuperarse de la inflamación.

El tratamiento puede incluir lo siguiente:

  • Hospitalización para observación y alimentación intravenosa (su sigla en inglés es IV).
  • Cirugía.
  • Antibióticos.
  • Evitar el alcohol (si la pancreatitis es causada por el abuso del alcohol).
  • Control del dolor.
  • Exámenes de sangre frecuentes (para monitorear los electrólitos y la función renal).
  • No administrar alimentos por boca durante varios días.
  • Reposo en cama o actividad leve solamente.
  • Colocación de un tubo nasogástrico (el tubo se inserta por la nariz y termina en el estómago).

Los pacientes con pancreatitis crónica también pueden requerir:

  • Suplementos enzimáticos para facilitar la digestión del alimento.
  • Insulina (si se desarrolla diabetes).
  • Pequeñas porciones de alimento con alto contenido proteico.
  • Medicamentos (por ejemplo, bloqueadores H2) para disminuir la producción de ácido gástrico en el estómago.

La pancreatitis aguda es autolimitante, lo que significa que normalmente se resuelve sola con el tiempo. Hasta el 90 por ciento de los individuos se recuperan de la pancreatitis aguda sin complicaciones. La pancreatitis crónica también puede ser autolimitante, pero puede resolverse después de varios ataques y con un mayor riesgo de desarrollar problemas a largo plazo como diabetes, dolor crónico, diarrea, ascitis, cirrosis biliar, obstrucción del conducto biliar o cáncer pancreático.

Haz click aquí para ir a la página de
Recursos en la Red de Las Enfermedades del Hígado, la Bilis y el Páncreas

Topic Home Page - Topic Index

  • Bookmark
  • Print


Top of page