Artritis y Otras Enfermedades Reumáticas

Artritis Reumatoide

¿Qué es la artritis reumatoide?

La artritis reumatoide, una enfermedad crónica autoinmunológica, es la forma de artritis más devastadora y afecta aproximadamente a 1,3 millones de estadounidenses. Esta enfermedad crónica se caracteriza por dolor y rigidez de las articulaciones en ambos lados del cuerpo, que pueden agrandarse y deformarse. La artritis reumatoide afecta más a las mujeres que a los hombres (el 75 por ciento de las personas que tienen artritis reumatoide son mujeres). La enfermedad suele aparecer en personas de edad madura, pero también se presenta en personas de tan sólo 20 años de edad. Los pacientes con artritis reumatoide también pueden tener osteoporosis, un deterioro progresivo de la densidad ósea.

La artritis reumatoide juvenil (ARJ) es una forma de artritis que se presenta en los niños de hasta 16 años y que produce inflamación y rigidez de las articulaciones durante más de seis semanas. A diferencia de la artritis reumatoide del adulto, que es crónica y dura toda la vida, los niños suelen superar la ARJ. Sin embargo, la enfermedad puede afectar al desarrollo de los huesos en los niños en edad de crecimiento.

¿Cuál es la causa de la artritis reumatoide?

La artritis reumatoide es una enfermedad autoinmunológica, es decir, que el sistema inmunológico del cuerpo ataca a sus propias células y tejidos sanos. Aunque su causa exacta es desconocida, los investigadores creen que en su aparición pueden contribuir varios factores, entre los que se incluye la herencia.

¿Cuáles son los síntomas de la artritis reumatoide?

Las articulaciones que con mayor frecuencia resultan afectadas por la artritis reumatoide son las de las manos, las muñecas, los pies, los tobillos, las rodillas, los hombros y los codos. La enfermedad generalmente causa inflamación simétrica en el cuerpo, es decir, que las dos articulaciones a ambos lados del cuerpo resultan afectadas. Los síntomas de la artritis reumatoide pueden empezar de forma repentina o gradualmente. A continuación, se enumeran los síntomas más comunes de la artritis reumatoide. Sin embargo, cada individuo puede experimentar los síntomas de una forma diferente. Los síntomas pueden incluir los siguientes:

  • Dolor e inflamación de las articulaciones.
  • Rigidez de las articulaciones.
  • Articulaciones agrandadas o deformes (como por ejemplo los dedos torcidos hacia el meñique o las muñecas hinchadas).
  • Articulaciones congeladas ( las articulaciones que se quedan fijas en una posición).
  • Quistes detrás de las rodillas, que pueden romperse y producir dolor e inflamación de la pierna.
  • Nódulos duros (abultamientos) por debajo de la piel de las articulaciones afectadas.
  • Fiebre baja.
  • En ocasiones se produce inflamación de los vasos de la sangre (vasculitis) que provoca lesiones de los nervios y úlceras en las piernas.
  • Inflamación de las membranas que rodean los pulmones (pleuritis), del saco que rodea el corazón (pericarditis) o bien inflamación y cicatrización de los pulmones, que puede provocar dolor en el pecho, dificultad para respirar y funcionamiento anormal del corazón.
  • Ganglios linfáticos inflamados.
  • Síndrome de Sjögren (resequedad de los ojos y la boca).
  • Inflamación del ojo.

Se puede confirmar el diagnóstico de artritis reumatoide cuando una persona presenta cuatro o más de los siguientes síntomas:

  • Rigidez matutina que dura más de una hora durante al menos seis semanas.
  • Tres o más articulaciones inflamadas durante al menos seis semanas.
  • Presencia de artritis en las articulaciones de la mano, la muñeca o los dedos de las manos durante al menos seis semanas.
  • Factor reumatoideo positivo en los exámenes de sangre.
  • Rayos X que muestren los cambios típicos en las articulaciones.

Los síntomas de la artritis reumatoide pueden parecerse a los de otras condiciones o problemas médicos, entre los que se incluyen la fiebre reumática aguda, la enfermedad de Lyme, la artritis psoriásica, la artritis gonocóccica y la espondilitis anquilosante. Siempre consulte a su médico para el diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica la artritis reumatoide?

El diagnóstico de la artritis reumatoide puede resultar difícil en las primeras etapas de la enfermedad porque los síntomas pueden ser muy leves y no se detectan alteraciones en los rayos X ni en los exámenes de sangre. El diagnóstico generalmente se confirma con la historia médica y un examen físico completo, que puede incluir lo siguiente:

  • Rayos X - energía electromagnética utilizada para registrar en una placa imágenes de huesos y órganos internos.
  • Exámenes de sangre para detectar ciertos anticuerpos (llamado factor reumatoide) y otros indicadores de artritis reumatoide.

Tratamiento de la artritis reumatoide:

El tratamiento de la artritis reumatoide depende de su gravedad. Cuanto antes se diagnostique y se inicie el tratamiento, más será el daño y los deterioros de las articulaciones que pueden prevenirse. El tratamiento puede variar entre terapias sencillas como la dieta y el reposo, a terapias más agresivas entre las que se incluyen medicamentos. El tratamiento específico para la artritis reumatoide será determinado por su médico basándose en:

  • Su estado general de salud y su historia médica.
  • Que tan avanzada está la condición.
  • Su tolerancia a determinados medicamentos, procedimientos o terapias.
  • Sus expectativas para la trayectoria de la enfermedad.
  • Su opinión o preferencia.

El tratamiento puede incluir lo siguiente:

  • Reposo regular de las articulaciones afectadas.
  • Medicamentos antiinflamatorios no esteroideos, como por ejemplo el ibuprofeno.
  • Medicamentos modificadores de la enfermedad, tales como los de acción lenta, para retardar la deformación de los huesos.
  • Corticoesteroides para reducir la inflamación.
  • Medicamentos inmunodepresores para eliminar la inflamación, como por ejemplo el metotrexato.
  • Ejercicios para que las articulaciones mantengan la máxima flexibilidad posible.
  • Fisioterapia para evitar que las articulaciones se queden "congeladas" (se vuelvan inmóviles).
  • Aplicar calor o frío en las articulaciones.
  • Cirugía para reparar, sustituir o fusionar una articulación afectada.  
  • Dispositivos de ayuda como bastones, muletas o andadores.

Haz click aquí para ir a la página de
Recursos en la Red de La Artritis y Otras Enfermedades Reumáticas

Topic Home Page - Topic Index

  • Bookmark
  • Print


Top of page